NO TODO VALE

5 09 2008

“Lo que las leyes prohíben, puede prohibirlo la honestidad”. Séneca

 

Los límites éticos de la ciencia siempre ha sido tema controvertido a lo largo del tiempo. Por razones obvias, una investigación-acción centrada en un ámbito de intervención tan reducido, un grupo-materia, exige extremar éstos, y para ello es necesario reflexionar, ahora qué empezamos, sobre qué es posible y que no debemos hacer en relación al estudio de nuestro objeto de investigación y especialmente las implicaciones que para ello pueda tener el uso de deteminados instrumentos de recogida de datos, publicación de datos, etc.

En nuestro caso, las reglas fijadas serían estás:

  1. La institución donde se realiza el estudio, nuestro centro, está informada de la investigación que se va a emprender. La comunidad escolar, particularmente el profesorado, por cauces fundamentalmente informales, conocerá el objeto de estudio y estará al tanto de la estrategia de investigación a aplicar, el desarrollo de la propia acción. También habrá un conocimiento de quiénes son los profesores y las profesoras que, fundamentalmente como observadores no participantes directamente en la acción, colaborarán en la investigación. Este propio blog de reflexión será el cauce por el que la comunidad educativa pueda tener conocmiento de qué se está haciendo. En los días siguientes a la concreción exacta del grupo-materia objeto de intervención se formalizará la petición de autorización al centro y se invitará a los compañeros docentes a participar en él. 
  2. Todos los documentos y registros de recogida de datos de la investigación serán accesibles y públicos, salvo el diario del profesor. Siempre se garantizará que en el informe de la investigacion nunca se conocerá la autoría de las aportaciones realizadas por estudiantes (diarios, documentos de evaluación específicos de su aprendizaje…). Se garantiza el anonimato absoluto de los estudiantes que integran el grupo-materia objeto de la acción, salvo las lógicas referencias indirectas a curso escolar y centro educativo. 
  3. Desde un primer momento los estudiantes serán informados de la existencia de la investigación que se desarrollolla, especialmente del objeto, se les animará a la participación activa y crítica en ella, negociándose obviamente aspectos básicos referidos a su desarrollo directamente vinculados con ella. Progresivamente se irán comunicando a éstos aspectos más concretos de la investigación, principalmente los centrados en aspectos metodológicos y el proceso de recogida de datos, con lenguaje y circunstancias de presentación apropiados a su nivel de madurez intelectual.

Evidentemente este marco de referencia podrá ser objeto de mayor concreción conforme se negocia la participación activa de la comunidad educativa, los estudiantes del grupo-materia -en su caso también de las familias-, y de los docentes que participan de forma activa en la experiencia junto al investigador participante.

Anuncios