¿CON QUÉ? REFLEXIONAMOS SOBRE TÉCNICAS E INSTRUMENTOS DE RECOGIDA DE DATOS

5 09 2008

“El asunto es el problema; la forma, la solución”. Hebbel

Revisamos nuestra propuesta inicial de técnicas e instrumentos de recogida de datos del proyecto de investigación. ¿Podemos ir más allá? Obviamente hay que diseñar propuestas más concretas, adaptadas a las situaciones y hechos que vamos a ir investigando, pertinentemente validados…

Nuestra investigación es cualitativa y conforme a ella, con la pretensión de hacer acopio de mucha información referida a un ámbito o contexto limitado a una dimensión del currículo en un grupo de clase propio, participado, proponemos instrumentos apropiados que permitan una descripción densa. Entre ellos está el diario de campo que, en nuestro caso, articulamos a través de dos instrumentos distintos en sentido estricto: un diario de reflexión sobre el propio proceso de investigación, abierto y bajo el soporte formal de un blog -este mismo-, y otro diario de carácter no público centrado básicamente en la descripción del clima de clase, bajo la forma o estructura de diario abierto, o sea, no estructurado, al menos en un principio. Contemplamos además que este último diario sea validado a través del acceso a él y su lectura regular por otros investigadores o al menos docentes que conozcan, bien los aspectos teóricos objeto de investigación, bien el propio ambiente escolar.

Más complejo nos resulta definir qué características podrían tener diarios que, en sus caso, sean elaborados por nuestros propios estudiantes. Todavía no están presentes; ni siquiera hay una lista de ellos. El curso no ha empezado todavía. No obstante, especulamos sobre posibles propuestas: estructurado vs no estructurado; público vs reservado; voluntario vs obligatorio; evaluable vs no evaluable. Y dudamos mucho, y leemos sobre las experiencias de otros docentes en investigaciones sobre tecnología educativa e integración curricular que nos puedan resultar potencialmente valiosas.