CÓMO SON, QUÉ PIENSAN…, NUESTROS “ESTUDIANTES DIGITALES”

23 09 2008

“La sorpresa es el móvil de cada descubrimiento”. Pavese

Este fin de semana hemos efectuado el vaciado de información del cuestionario que aplicamos al grupo el pasado viernes 19, centrado básicamente en expectativas sobre uso de TIC Y cine como recurso en las clases del curso que se inicia, y en las competencias digitales que se atribuyen a sí mismos los propios estudiantes. Para empezar nos encontramos con la dificultad de que la plantilla de explotación de datos que habíamos realizado resultaba incompleta. Incorporamos un nuevo ítem, “Antecedentes significativos de uso de TIC en Ciencias Sociales en cursos anteriores”, con los valores “sí”, “no” y “no consta”. Entendemos como significativos aquellas experiencias relatadas que implican el uso propio por el estudiante -no sólo por el profesor, por ejemplo, en una exposición- de los recursos TIC en el “tratamiento de la información”. No obstante, como posteriormente veremos, la explotación de la información facilitada no nos ha resultado satisfactoria. También se añadió el registro de dirección de correo electrónico. La nueva plantilla de explotación de datos, la transcripción de los datos obtenidos en cada uno de los cuestionarios cumplimentados y los valores cuantitativos obtenidos los facilitamos en este mismo post.

¿Qué conclusiones sacamos?:

  • Como es habitual en la modalidad de Ciencias Sociales, al menos en la experiencia de nuestro centro, hay una proporción mayor de chicas que de chicos, relación que se acerca a 2 a 1. Aunque es preocupante que el número de estudiantes que ha tenido alguna repetición en cursos anteriores se aproxime al 40 %, lo cierto es que se trata de niveles de fracaso escolar similares a los de otros grupos y cursos anteriores en el centro y en el contexto general de Canarias y España. Nada novedoso.
  • Las expectativas en relación a los estudios elegidos, Bachillerato, que hemos analizado de forma cualitativa, nos permite detectar que es mayoritaria la situación de los estudiantes que tienen aspiraciones más o menos concretas de llegar a la universidad, y en menor medida, cursar formación profesional de grado superior. No son pocos los que incluso se aventuran a señalar cuál puede ser la carrera universitaria de su gusto, a elegir en el horizonte no del todo cercano de dos cursos escolares. Nos ha sorprendido en cierto sentido pues nuestra experiencia en este nivel de enseñanza más bien nos ha permitido identificar mayor nivel de desorientación académica y profesional.
  • Las expectativas en relación a la forma de desarrollo de las clases (metodología) y evaluación nos han sorprendido mucho menos. Predomina una preferencia por las actividades prácticas frente a las teóricas, y un interés muy marcado porque sean evaluadas en proporción alta dichas actividades. Son varios los estudiantes que apuntan la preferencia por la realización de trabajos en grupo, entendemos nosotros que en pequeño grupo.
  • La experiencia previa de integración del uso de TIC en las clases de Ciencias Sociales en cursos anteriores nos parece pobre si hacemos caso del relato hecho. La mayoría señala que sí ha habido un uso de Internet en las clases de la materia, pero la descripción que se hace -generalmente somera- apunta más a un uso instruccional de las TIC centradas en el profesor que productivo centrado en los estudiantes. Es recurrente la alusión a uso de Internet para “hacer trabajos”. ¿Qué estrategias se han utilizado para desarrollar la competencia de tratamiento de la información en soporte digital, usando el recurso de Internet…? En principio no se apunta mucho en ese terreno a partir de la descripción abierta realizada por los estudiantes.
  • Hay una expectativa muy positiva de uso del cine como recurso didáctico, y de hecho no son pocos los que apuntan películas concretas susceptibles de uso para las clases de Historia. También hay una expectativa muy positiva, en torno al 90 % de los estudiantes, sobre el uso de TIC, aunque se trata de un juicio tan positivo como acrítico. La única crítica que aparece recogida en los cuestionarios, y sólo por un grupo muy reducido de estudiantes, se centra en las posibilidades desiguales de acceso a Internet entre estudiantes, entendiendo esta desigualdad en el ámbito familiar, entendemos nosotros. Es lógico que haya un grupo, en todo caso muy reducido, de estudiantes que ven la propuesta de uso intensivo de TIC con recelo, normalmente más asociado a dificultades propias de conectividad a Internet en casa que de falta de competencia personal en el uso de TIC.
  • Nos ha sorprendido que la mayoría de los estudiantes valora de forma insuficiente su competencia sobre uso de TIC. Algo más de la mitad se autoevalúa en este nivel, aunque también es bueno matizar esta apreciación pues en el cuestionario la pregunta se formula después de una sucesión de preguntas sobre conocimiento y uso de determinados recursos, herramientas de comunicación, algunos poco extendidos entre jóvenes de esa edad. Aún así sorprende que, considerándose la mayoría de los estudiantes poco competentes, en cambio, muestran una digitalofilia tan marcada y a la vez acrítica.
  • El nivel de conectividad a Internet en el ámbito familiar es alto, aunque no se ha entrado en la calidad de ésta: se comparte ordenador o no con otros miembros de la familia, cuál es el ancho de banda… Aproximadamente 3 de cada 4 accede con facilidad a Internet en el ámbito familiar, y quienes lo hacen, muestran mucho interés, pues la mitad aproximadamente de todos los estudiantes (2/3 de este grupo) confiesa conectarse diariamente, y el resto casi a diario.
  • ¿Qué hacen cuando los estudiantes se conocen a Internet? Básicamente usan el Messenger y hacen navegación Web, se entiende que por páginas de interés personal o vinculadas a actividades, por ejemplo, de estudios. En general, la gran mayoría conocen la Web 2.0 y sus posibilidades -intuitivamente- pero no son participantes activos en la red. Pocos han editado blogs -incluidas sus versiones exclusiva de video (vlog) o fotografía (fotolog)-, y tampoco participan mucho en foros. Llama la atención que sabiendo como sabemos que casi todos se habrán conectado alguna vez a Wikipedia, ignoren lo que es un Wiki, o sea, ignoran la esencia misma de la enciclopedia virtual. Es razonable, en cambio, el desconocimiento casi total, de las plataformas virtuales, en este caso Moodle, medio que será el soporte de trabajo preferente durante este curso en las clases.

La toma de decisiones en la acción investigación que resultan de estas reflexiones se describen en el diario de clase y en un próximo post de este blog del profesor.





APROXIMÁNDONOS A LA DESCRIPCIÓN DE LOS CONTEXTOS SOCIAL Y TECNOLÓGICO DEL PROYECTO

6 09 2008

“Tal vez algún día dejen a los jóvenes inventar su propia juventud”. Quino

En estos momentos es imposible realizar una descripción del contexto de la acción, fundamentalmente porque el ámbito de intervención, el grupo materia de Historia del Mundo Contemporáneo en el que impartiremos la docencia y aplicaremos el proyecto, no está constituido como tal. No obstante, especialmente con la pretensión de que aquellos lectores que desconozcan las circunstancias educativas de la institución educativa y el territorio donde se sitúa puedan comprender y participar en el proceso de investigación y en las reflexiones aquí aportadas, estimamos conveniente apuntar algunos rasgos del contexto social, con especial incidencia en el la presencia de la tecnología en la institución, en los procesos de enseñanza-aprendizaje desarrollados en ella, y entre nuestros estudiantes en general.

La investigación-acción pretendemos desarrollarla en un instituto de Enseñanza Secundaria público. El número de sus estudiantes varía de un curso a otro, situándose en los últimos años entre 800 y 1000, con tendencia a la estabilización. Oferta estudios de ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria), Bachillerato presencial (todas las modalidades e itinerarios) y Formación Profesional (ciclos formativos de grado medio y superior). El número de profesores se sitúa alrededor de 80. El centro escolariza alumnos de la comarca, preferentemente de la localidad donde se sitúa. Hay una tendencia creciente a reducir el número de estudiantes transportados, grupo minoritario claramente frente al de los que se desplazan al centro caminando.

El nivel socieeconómico de la zona es medio -domina de forma muy mayoritaria la ocupación laboral en el sector turístico-, y el nivel sociocultural medio-bajo. Son pocos los padres y las madres de los estudiantes que tienen titulación de grado superior. El instituto se sitúa en una zona de reciente y muy intenso asentamiento de población inmigrante extranjera, principalmente latinoamericana -aunque también son abundantes los nacionales procedentes de Marruecos, África subsahariana, Europa comunitaria…-, sin que haya problemas de convivencia con la población española. En el centro, tampoco.

El proyecto educativo del centro, de apenas una década de antiguedad, hace hincapié en la atención a la diversidad de base cultural y cognitiva. Los índices de éxito escolar en las distintas etapas de las enseñanzas impartidas, en general, son algo mejores que los de la comunidad autónoma en los que se sitúa. El absentismo es bajo, aunque ha sido en los últimos cursos cuando la reducción ha sido significativa.

Desde el punto de vista tecnológico, el centro está dotado de un equipamiento informático importante y actualizado. Dispone de tres aulas informáticas, dos de ellas con conexión a Internet de banda ancha. Se plantea la introducción durante el presente curso de las pizarras digitales y, desde el curso pasado, también se cuenta con conexión inalámbrica a Internet en las aulas de grupo (no específicas) y disponibilidad de uso de portátiles del centro bajo demanda del profesorado. La sala de profesores y los espacios de trabajo de los departamentos didácticos cuentan con dotación propia de ordenadores con conexión a Internet. La funciones administrativas están muy informatizadas. En cambio, el centro carece de un plan de información apoyado en red propia -aunque se dispone de ella- o en Internet eficaz. La página Web, de diseño avanzado, no obstante, responde al modelo Web 1.0. Centraliza la publicación en un único webmaster y carece de actualización regular. El uso de recursos TIC en los procesos de enseñanza-aprendizaje es creciente pero no está extendido a la mayoría del profesorado aún. No responde a ningún plan o proyecto específico de centro sino a iniciativas individuales de algunos profesores de diversas áreas. Predomina una concepción instruccional en el uso didáctico de las TIC frente a otras más innovadoras que hagan hincapié en el tratamiento eficaz y autónomo de la información y la producción de conocimiento por parte de los propios estudiantes.

En el caso de la relación entre tecnología y estudiantes en el ámbito informal no académico, se observan comportamientos análogos a los de los chicos y chicas de cualquier país desarrollado: generación digital. La mayoría dispone de teléfono móvil y de ordenador personal propio o compartido en su casa, con conexión a Internet, normalmente de banda ancha. Las TIC forman parte de su propio estilo de vida aunque el uso de ellas, en principio intensivo, es al mismo tiempo bastante acrítico, principalmente en el caso de las herramientas de comunicación. En los últimos meses prolifera la suscripción a redes sociales on line como Facebook, al tiempo que no decrece el uso de mensajería instantánea y edición Web 2.0 propia -tipo weblog-, especialmente fotologs. A falta de datos específicos, se percibe un interés decreciente por la televisión de formato convencional al tiempo que aumenta el número de horas y la conectividad a Internet.